Conoce la historia detrás una de las celebraciones más tradicionales de Japón.

Alrededor del siglo V, Japón comenzó a tomar y adaptar los ideogramas de la escritura china a su silabario, aunque los kanjis no fue lo único que Japón tomó de China, y, una de las festividades que más trascendencia tienen hoy en día encuentran su origen en el relato chino de Qi Xi, que fue adaptado por el Palacio Imperial de Kyoto durante la Era Heian (794 – 1185), y popularizado al pueblo general en la Era Edo (1603 – 1868) bajo el nombre de Tanabata (七夕).

Tanabata y Qi Xi se inspiran en el famoso cuento asiático de Orihime (織姫, la princesa tejedora, en Occidente conocida como la estrella Vega) y el pastor Hikoboshi (彦星, en Occidente su denominación es la estrella Altair).

La fecha original de la festividad de Tanabata se basa en el calendario lunisolar japonés, que va aproximadamente un mes adelantado al calendario gregoriano, con lo cual, para los que nos manejamos con éste último, y, la mayor parte de Occidente, «el séptimo día del séptimo mes» es el 7 de Julio, pero, basándonos en el calendario lunisolar japonés, ésta fecha sería en Agosto, siendo éste año especialmente el día 25 de Agosto.

© Boku No Hero (Bones Studio)

Dicha leyenda sirvió de inspiración a diversos artistas contemporáneos e hizo su paso a través de la Historia Japonesa por diversos artistas tradicionales, en la actualidad, se sigue festejando el amor y reencuentro de los amantes que fueron separados, junto al desarrollo del relato…

© Kiyonaga Torii

Orihime era la hija de Tentei, el Rey Celestial, y su trabajo consistía en tejer preciosas telas a orillas del Río Amanogawa (en japonés 天の川 = Vía Láctea -muchas versiones afirman que esas telas eran las que su Padre luego vestía, sin embargo, la versión que más destaca, es la que menciona que sus telas eran las constelaciones y estrellas aisladas que brillaban cada noche).


Tentei estaba maravillado con las increíbles creaciones de su hija, que día a día ponía mucho esfuerzo en su trabajo, pero, a raíz del mismo no daba lugar al amor y eso la entristecía bastante.


Preocupado y afligido ante el dolor de su hija, Tentei le presentó a un pastor que vivía del otro lado del Río Amanogawa, llamado Hikoboshi.


Al conocerse, ambos se enamoraron a primera vista y al poco tiempo se casaron,  sin embargo, el amor que sentía el uno por el otro los llevó a descuidar sus tareas: Orihime dejó de tejer (y, por consecuencia, las estrellas dejaron de brillar), y el ganado de Hikoboshi se desperdigó por todo el Cielo…

© Ellsat

El descuido de los amantes puso tan furioso al Rey Celestial que los separó, ubicándolos, nuevamente, a cada lado del Río Amanogawa, y prohibiendoles terminantemente verse.

© Tetsu420


Orihime, desesperada, y en profunda depresión, le pidió a su Padre que le permita ver a su amado una vez más.

Él accedió, pero dicho encuentro se daría bajo una estricta condición: sería una vez al año, el séptimo día del séptimo mes, cuando Orihime terminase su trabajo.

Al llegar el día, Orihime corrió al encuentro de su amado Hikoboshi, pero ambos se encontraron con una dificultad: no había puente alguno que los conectase.

Ella lloró una vez más de tal manera, que una bandada de grullas acudió a su ayuda, extendiendo sus alas a lo largo del Río y formando así un puente.

Orihime y Hikoboshi pudieron reunirse y, las grullas prometieron que volverían cada año siempre y cuando no lloviese. Si llegase a haber precipitaciones, los amantes deberían esperar otro año para reencontrarse.

© AnHellica

Hoy en día es normal escribir deseos en forma de poemas o en coloridas tiras de papel llamadas «tanzaku» y colgarlo en ramas de bambú, ésta es la explicación lógica del emoji «🎋«.


Las ramas de bambú con los tanzakus y deseos, junto con otras decoraciones particulares y exclusivas de Tanabata, se suelen colocar a flote de un río y quemarse culminado el festival.

Ésto se debe a que, al ser consumido por el fuego y convertirse en humo, los deseos pueden llegar de manera efectiva y más fácilmente al cielo para ser leído por sus respectivos Dioses.

© Ito Shinsui

Los lugares públicos y recurridos en Japón, suelen proveer de tanzakus para que las personas, sean locales o turistas, interactúen y mantengan viva la Cultura y Tradición, tal es el caso del Backpackers Hotel Toyo, en el corazón de Osaka.

© Andrea Gariné Backpackers Hotel Toyo, Osaka, Tanabata 2019

Las celebraciones de Tanabata suelen ser coloridas y abiertas al público en general, como cualquier otro Festival de Verano.

Si seguimos el calendario lunisolar japonés, por lo general Tanabata y el Bon Odori (Festival que honra a los ancestros, normalmente feriados japoneses que tienen fecha a mediados de Agosto) caen en la misma fecha.

Los invito a rememorar el Festival de Tanabata del año 2019, empezando su recorrido en Nishi Ohmon, la Gran Puerta del Oeste del Templo Shitennouji, ubicado en el barrio Tennouji, Prefectura de Osaka, a través de las imágenes que tomé mientras tuve la oportunidad de vivir en Japón (2018 – 2019).

© Andrea Gariné Templo Shitennouji, Osaka, Tanabata 2019.
© Andrea Gariné Templo Shitennouji, Osaka, Tanabata 2019.
© Andrea Gariné Templo Shitennouji, Osaka, Tanabata 2019.
© Andrea Gariné Templo Shitennouji, Osaka, Tanabata 2019.