Hace más de 400 años, surge en Japón un teatro de corte popular en contraposición al (能), una forma teatral muy elegante y estilizada, patrimonio más bien de las clases altas de los Samurai.

Este teatro popular es el Kabuki (歌舞伎), el cual sigue completamente vigente hasta el día de hoy, atrayendo tanto a japoneses como extranjeros.

A partir del 2018, el video de seguridad de la aerolínea All Nippon Airways (ANA)
se basa en la estética del Kabuki.

Mientras que los actores del teatro usan máscaras en las representaciones, el Kabuki desde sus inicios jamás las utilizó. En cambio, desarrolló un famoso estilo de keshō, o maquillaje: el Kumadori (隈取)

Si deseas conocer más del las Máscaras , escribí un artículo con todos los detalles aquí mismo en el sitio: Máscaras Nō: ¿Conoces realmente su significado?

Ichikawa Danjūrō I como Yamagami Gennaizaemon,
en la obra Zōhiki.

Aragoto 荒事

El origen del Kumadori no está cien por ciento resuelto, pero se le atribuye, en primera instancia, a Ichikawa Danjūrō I (1660 – 1704), actor de Edo, actual Tokyo, quien comenzó a desarrollar un estilo de Kabuki diferente al que estaba acostumbrado el público de la época, sobre todo el de la región de Kyoto y Osaka. Este nuevo estilo es el aragoto, abreviación de la palabra aramushagoto (荒武者事), literalmente «estilo del guerrero salvaje». Es la forma más extravagante de Kabuki, y se caracteriza por su exageración en el vestuario, movimientos, declamación, y por supuesto, en el maquillaje.

Obra Kuruma Biki
Tres personajes en una pose mie, que simboliza la tensión entre ellos.

La primera vez que actuó siguiendo este estilo fue en 1673, y lo hizo inspirándose, por un lado, en el teatro popular de marionetas (Ningyō jōruri o Bunraku), experimentando con los colores rojo y azul para su producción, y por otro, como fiel devoto del budismo, incorporó a su actuación la expresión colérica de las estatuas budistas, como la de Fudō Myoō, deidad protectora.

Más tarde, su hijo Ichikawa Danjūrō II, incorporaría al maquillaje la técnica de gradación de color llamada Bokashi, utilizada en la pintura japonesa, dándole una dimensión más artística.

Se dice que esta idea la concibió mirando los pétalos de las peonías en su jardín.

Fudō Myoō
Marioneta de Bunraku

Por último, también se piensa que el Kumadori pudo haber recibido la influencia de una técnica similar usada en China, en la Ópera de Beijing, llamada lianpu.

Los colores

Primero, el actor impregna su rostro y cuello con aceite, para luego cubrirlos con una gruesa capa de crema blanca obtenida del oshiroi (白粉), la base de polvo blanco tradicional, también utilizada por Geishas y Maikos. Esta base anula los rasgos del actor, principalmente las cejas y los labios.

Antiguamente, al no contar con luz eléctrica, el color blanco ayudaba muchísimo a resaltar el rostro de los personajes.

Oshiroi

Sobre esta base blanca, se usan 4 colores: rojo, azul, negro, y en algunas ocasiones ocre. Éstos se aplican formando patrones de líneas gruesas dibujadas sobre los músculos faciales y la estructura ósea.

La elección de colores, el número de líneas, su grosor y sus formas determina el carácter o la personalidad del rol que se interpreta.

El rojo es utilizado para representar héroes feroces, demostrando quizá la sangre que corre por sus venas.

Kamakura Gongoro, famoso Samurai que aparece en la obra
Shibaraku. Interpretado por Ichikawa Danjūrō IX

El azul es utilizado al momento de interpretar villanos y espíritus malvados con poderes sobrenaturales. En este caso, el azul representaría su frialdad.

Del libro «Kumadori» por Toshiro Morita, 1985

Los diseños

A través de los años, famosos actores, muchas veces basándose en máscaras , crearon varios diseños de Kumadori para los roles que interpretaban, alcanzando así por lo menos 100 diseños diferentes. Sin embargo, fue nuevamente Ichikawa Danjūrō II quien realizó un gran aporte creando tres importantes diseños.

El Suji-Kuma (筋隈) representa a un guerrero valiente que mantiene una expresión de rabia e indignación. Las cejas se dibujan hacia arriba con curvas negras, compensadas por amplias lineas rojas.

El samurai Kamakura Gongoro

El Mukimi-Guma (むきみ隈) se usa para representar héroes jóvenes y apuestos. La mayor parte de la cara se mantiene blanca, mientras que líneas rojas van por debajo de la curva de los ojos hacia las cejas. El labio superior se perfila como una curva delgada roja con un toque de negro en cada esquina, lo que imparte un giro hacia abajo a la línea de la boca.

El personaje Sukeroku, de la obra homónima.

El Ippon-Kuma(一本隈) se adaptó del Suji-Kuma, y también representa a un héroe joven. En este caso, se dibujan líneas anchas rojas casi de forma vertical que van desde la parte externa de los ojos, mientras que las fosas nasales están fuertemente delineadas en rojo.

El personaje Ume Maru de la obra Kuruma Biki

Oshiguma 押隈

Al terminar la función, el actor presiona sobre su rostro maquillado una pieza de tela, generalmente de seda o algodón, para que su Kumadori quede inmortalizado. Esta impresión se llama oshiguma, y es creada como una obra de arte y recuerdo.

Cuando las impresiones se han secado el actor las firma, las fecha, y estampa en ellas su sello personal. Luego, estas pueden ser entregadas a sus admiradores, o vendidas para alguna causa benéfica.

Ejemplo de Oshiguma

Es posible encontrar una gran variedad de souvenirs inspirados en el maquillaje Kumadori y en las impresiones Oshiguma, como máscaras para el cuidado facial, ediciones especiales de dorayaki con los oshiguma en su parte superior, o también máscaras que imitan el rostro del los actores maquillados.