Seguramente has visto o escuchado hablar del demonio japonés Hannya, e incluso has deseado hacerte un tatuaje de esta famosa máscara japonesa, sin embargo… ¿Conoces realmente su significado?

El es parte del llamado «Teatro Clásico Japonés», y se caracteriza por ser un drama lírico altamente estilizado que combina la danza, el canto, la mímica, los textos, y por supuesto, el uso de máscaras. Nace durante el Periodo Muromachi (1334 – 1575) y se considera no solo una de las primeras expresiones teatrales de Japón, sino también uno de los teatros más antiguos del mundo.

Las máscaras se llaman Omote (su Kanji «面», también significa «frente»), y son utilizadas durante el espectáculo por el Shite, el actor principal. Antes de entrar a escena, éste se dirige a un espacio que se encuentra detrás de la cortina por donde aparecen los actores y que no es visible al público, llamado Kagami no ma o «Cuarto de los espejos». Aquí, tal como sugiere el nombre, se encuentra un espejo largo. El actor se posiciona frente a él, se concentra, toma la máscara con reverencia entre sus manos y la lleva a su rostro. En ese instante se transforma en el o la protagonista de la historia. De esta forma, el actor no solo actúa un personaje, sino que se convierte en él, se deja poseer por un otro.

Agemaku
Cortina que se levanta y por donde ingresan los actores.

Atrás de esta se encuentra el Kagami no ma

En la actualidad existen cerca de 60 tipos de máscaras Nō, y el número sube a casi 200 si consideramos sus subdivisiones. Si bien existen varias formas de clasificación, en general se pueden dividir en 6 categorías.

  • Onna Mujeres
  • Otoko Hombres
  • Jo Ancianos
  • Okina Deidad envejecida. Es la máscara más antigua
  • Kishin Demonios y dioses
  • Onryo Espíritus engañados y errantes entre los vivos y los muertos

Un vistazo a algunas máscaras

Ko-Omote (小面)

Ko-Omote

Representa a una joven niña (menor de 20 años) que aún ignora las dinámicas amor/odio en las relaciones entre los sexos, lo que la dota de inocencia e ingenuidad. Es joven y atractiva, pero todavía no es una mujer madura y completa. En general, las elegantes curvas que caracterizan su rostro son clave para expresar esto.

Yose-Onna

Representa el espíritu de una mujer ya fallecida que seguramente fue engañada, y que se encuentra atormentada por torturas infernales. Su rostro demacrado habla de miseria y dolor.

Yase-Onna (痩女)
Hannya (般若)
Tsunokakushi (角隠し)

Hannya

El famoso Hannya, es nada menos que el rostro de una mujer convertida en un fantasma vengativo, destruida por una desesperada locura de celos. Desde tiempos remotos, el folclore japonés cree que las mujeres tienen cuernos, y cuando se vuelven locas por celos, los cuernos hasta ahora ocultos hacen su aparición, convirtiéndose en la temida Hannya.

La idea de que las mujeres tienen cuernos se hace tangible en el traje de bodas tradicional japonés. El adorno alto que lleva en la cabeza la mujer se llama tsunokakushi (角隠し), que literalmente significa ocultador de cuernos.

Shinja

Es una aparición más terrible que Hannya. Los celos brotan de ella aún más ferozmente, y esta máscara es su máxima expresión. No existe ningún vestigio de humanidad. Es un monstruo vengativo, violento y malévolo que hace llover la catástrofe sobre los vivos. Su corazón está cerrado a cualquier oportunidad de salvar su cuerpo atormentado y ya no quiere oír. De esta forma, a diferencia de Hannya, Shinja es representada sin orejas.

Shinja (真蛇)
Kokushiki-jo (黒式尉)

Kokushiki-jo

Esta máscara se utiliza exclusivamente en la pieza Nō llamada «Okina«, la más antigua del repertorio y que en realidad se acerca más a un ritual Shintō, la religión autóctona japonesa. Aquí se efectúa una danza de oración por la paz y la abundante cosecha. La máscara representa a un anciano con cualidades divinas.

Ayakashi

Representa el espíritu maligno de un general asesinado en batalla. Su mirada es la de un valiente oficial militar en el mejor momento de su vida, que se distingue por ser enigmática y cautivadora. Los ojos y los dientes están pintados en oro, lo que indica un poder espiritual de otro mundo.
«Ayakashi «también hace referencia a una aparición con misteriosos poderes espirituales, o a un espíritu vengativo que vive en el mar.

Ayakashi (怪士)
Otobide (大飛出)

Otobide

Retrata a un Dios que vuela extasiado por los cielos, y que posee extraordinarios poderes espirituales brindando bendiciones a los mortales. Si pudiéramos examinar la máscara con mayor detalles, podríamos observar que la pupila izquierda mira hacia arriba, mientras que la derecha mira hacia abajo. Esto es porque se dice que los dioses observan el cielo y la tierra al mismo tiempo.

En la actualidad, se pueden encontrar algunas de estas máscaras como souvenir en forma de llavero, colgantes, en camisetas y en otros pequeños formatos. Sin embargo, la mayoría de las máscaras reales están en posesión de los propios actores, siendo verdaderas reliquias familiares que han pasado de generación en generación.