Te contaré de mi visita al lugar real en Japón donde se lleva a cabo la historia de Ponyo y como llegar ahí.

Cuando Hayao Miyazaki comenzó a trabajar en su película «Gake no ue no Ponyo» (en español «Ponyo en el acantilado«), se trasladó por algunos meses a un pueblito pesquero en la prefectura de Hiroshima para buscar inspiración. Este pueblo es Tomonoura (鞆の浦), y hoy te invito a conocer un poco más sobre él.

Ubicado casi en el centro del llamado «Mar interior de Seto«, que separa las islas Honshū, Shikoku y Kyūshū al sur de Japón, el pueblo de Tomonoura ha florecido como un refugio para los marineros que esperaban mareas favorables desde tiempos antiguos.

Gracias a su tranquilo mar, con pequeñas islas y edificios que se conservan desde el periodo Edo (1603-1868), Tomonoura goza de paisajes hermosos y nostálgicos.

Paisajes que también maravillaron al cineasta Hayao Miyazaki, quien eligió Tomonoura como el escenario en el que se desarrollaría su octava película, «Gake no ue no Ponyo» (2008), donde una pequeña niña pez, al entablar amistad con un niño llamado Sōsuke, desea permanecer a su lado convirtiéndose en humana.

Trailer original de Ponyo en japonés
Escenario de la película. 2008
Escenario de la película. 2008
Escenario de la película. 2008

A pesar de que a muchos les entusiasme la idea de visitar el lugar por ser fanáticos de las películas de Miyazaki, deben saber que el pueblo no ha explotado realmente la marca «Ponyo». De hecho, en las dos ocasiones que lo visité, no encontré más que dos o tres tiendas donde a penas habían algunos productos inspirados en la película.

© Javi Rose, Tomonoura, 2018
© Javi Rose, Tomonoura, 2017

Pero no se decepcionen. Visitar Tomonoura es una experiencia maravillosa, ya que cuenta con otros atractivos suficientemente hermosos para atesorar recuerdos invaluables.

Y otro dato importante… ¡Es un lugar sin muchos turistas!

Aquí te dejo tres recomendaciones según mi propia experiencia.

¿Dónde ir?

Templo Fukuzenji/ Taichōrō『福禅寺対潮楼』

Si te gustan las vistas hermosas, esos paisajes que te cortan la respiración, te recomiendo en primer lugar el templo Fukuzenji.

El templo budista data de la época Heian (794 a 1185), y durante el periodo Edo se construye junto a su sala principal el «Taichōrō «, un pebellón de recepción que fue usado como hospedaje, especialmente por las delegaciones coreanas que pasaban por el puerto.

Taichōrō 対潮楼

En 1711, una de estas delegaciones quedó maravillada por la vista que ofrecía el lugar, diciendo que era el paisaje más hermoso de la región al este de Corea. Así, dejaron una escritura caligráfica que lo expresaba, fue impresa, y se sigue exhibiendo hasta nuestros días.

Vista desde Taichōrō , y escritura caligráfica 日東第一形勝

Desde el templo puede observarse el mar interior de Seto, y las islas Sensuijima(仙酔島) y Bentenjima (弁天島), junto con su pagoda y Torii. El viento fresco del mar entrando por las ventanas, la grandeza del paisaje frente a nuestro ojos, y la amabilidad de los monjes del templo, hacen de la visita al Fukuzenji algo inolvidable.

Residencia de la familia Ota

Esta gran construcción pertenecía a una famosa familia de fabricantes de «Hōmeishu» (保命酒) un licor medicinal elaborado con arroz glutinoso, shōchū (bebida alcohólica destilada ), 16 tipos de hierbas medicinales japonesas y chinas y otros ingredientes. Este fue el producto estrella de Tomonoura durante el período Edo.

Hōmeishu 保命酒

El edificio consta por lo menos de nueve partes, donde es posible apreciar las dependencias donde se fabricaba y almacenaba el licor, múltiples habitaciones de tatami, patios interiores con clara influencia zen, y hasta un cuarto para la ceremonia del té. Un verdadero viaje al pasado.

© Javi Rose, Residencia de la familia Ota, Tomonoura, 2018
© Javi Rose, Residencia de la familia Ota, Tomonoura, 2018

Jōyato 『常夜燈』

Puede que sea esta la postal más famosa de Tomonoura. A la orilla del mar, se yergue el Jōyato, un especie de farol cuya luz permanecía encendida durante toda la noche. Tiene más de diez metros de altura, siendo el más alto de los que existieron durante el periodo Edo.

Junto a él, también se puede apreciar el Gangi (雁木), un embarcadero en forma de escalera que permite la carga y descarga independientemente de si la marea está alta o baja.

Gangi (雁木)

Además, muy cerca de ahí es posible también observar las ruinas de la antigua estación de guardacostas, el antiguo muelle y un gran rompeolas (Oohato-大波止)

Oohato-大波止

Una última recomendación

Simplemente disfruta caminando por las tranquilas calles del pueblo. Tomonoura parece estar detenido en el tiempo, y alejado de las grandes urbes japonesas llenas de gente y luces. Es un lugar donde podrás apreciar el Japón más tradicional, y por qué no, soñar que de un momento a otro Ponyo nos saludará por entre las olas.

© Javi Rose, Tomonoura, 2017
© Javi Rose, Tomonoura, 2017

Cómo llegar

Primero, es necesario llegar a la estación de Fukuyama. Puedes acceder a ella por Shinkansen (tren bala). Desde Tokyo, son más o menos 3 horas y 40 minutos de viaje, y desde la estación Shin-Osaka 1 hora aproximadamente.

Luego, justo en frente de la estación está el terminal de autobuses. Ahí hay que tomar el bus con destino al puerto de Tomo (鞆 港, Tomokō) en la parada número 5 justo enfrente de la salida de la estación. Se tarda unos 30 minutos y cuesta 530 yenes llegar a la parada de autobús de Tomonoura (鞆の浦), junto al centro de información turística, y 35 minutos y 560 yenes llegar a la parada de autobús de Tomo Port, donde los autobuses dan la vuelta y hacen el viaje de regreso.