Se acerca la primavera a Japón, y junto con ella la temporada de las flores de cerezo está a la vuelta de la esquina.

Días previstos para el florecimiento de los cerezos

En años normales, muchos turistas viajan durante estas fechas para asistir al Hanami (花見), literalmente «observación de las flores».

© Javi Rose, Parque Ueno en Tokyo, 2018
© Javi Rose, Parque Ueno en Tokyo, 2018
© Javi Rose, Tokyo, 2018
© Javi Rose, Tokyo, 2018

Es aquí donde podemos apreciar la belleza de las flores de cerezo (Sakura 桜), mientras nos sentamos bajo los árboles compartiendo un picnic con amigos y familia.

Hanami en Kyoto (Flores de Cerezo)
Hanami en Kyoto (Flores de Cerezo)

Como muchos de nosotros no podremos ver en vivo las flores de cerezo, te invito a disfrutar de la primavera japonesa de otro modo: a través de la poesía.

Te presentamos a continuación poemas japoneses de diferentes antologías y estilos gracias a la colaboración de Marcela Chandía, traductora y profesora de japonés y literatura clásica japonesa, que ya ha publicado dos libros de poesía japonesa, y dos más vienen en camino.

Poemas del Manyōshū  (万葉集)

Conocido en español como «Colección de Miles de Hojas«, el Manyōshū es la colección de poemas de estilo japonés más antigua que existe, con aproximadamente 4.500 poemas y recopilado cerca del año 759.

En la copa flotan las flores del ciruelo. Después de beber con mis más queridos amigos, ni el deshoje de las flores importa.

Ootomo no Sakanoue no Iratsume

Pasa el invierno y de nuevo es primavera. A pesar de que el año que viene  es nuevo, las personas se van poniendo viejas.

Anónimo

La flor del cerezo que está en tu casa… justo en este momento el viento entre los pinos es rápido y por eso sobre la tierra se está deshojando.

Atsumi no Ookimi

El mundo es desconocido. La flor del cerezo que está en el jardín de mi casa ya se deshojó.

Kume no Iratsume 

Los dos últimos poemas pertenecen a la categoría de Sōmonka (相聞歌), es decir de carácter epistolar, y de tema generalmente amoroso. En este caso, la flor del cerezo ya deshojado alude a que el amor de esta relación se ha terminado.

Poemas del Kokin Wakashū (古今和歌集)

«Antología Poética Japonesa del Pasado y Presente» es la primera compilación imperial, realizada el año 905 aproximadamente, y que reúne más o menos 1100 poemas. Sus 20 secciones se dividen según un determinado tema, siendo las dos primeras las dedicadas a la primavera.

Si en este mundo no existiera la belleza de la flor del cerezo, habría mucha calma en el corazón primaveral.

Ariwara no Narihira

En el día de primavera en que la luz es suave, ¿por qué las intranquilas flores de cerezo caen?

Ki no Tomonori

El viento de la montaña agita los cerezos y los dispersa, a medida que se alejan quieto me quedo.

Soujou Henjou

Estos tres poemas son un fiel reflejo del concepto estético imperante en esta antología: mono no aware (物の哀れ). Aunque es de muy difícil traducción, a grandes rasgos podríamos decir que se trata de la conciencia profunda y el aprecio hacia las cosas asociadas a lo efímero y transitorio, especialmente la naturaleza, y que por lo mismo resultan bellas, provocando cierta melancolía en quienes se conmueven ante ellas.

Poemas del Shin Kokin Wakashū (新古今和歌集)

Compilada en el año 1205 ya en la era Kamakura, la «Nueva antología Poética Japonesa del Pasado y Presente» es la última de las llamadas «3 grandes antologías» (junto con las 2 anteriores). Tiene aproximadamente 1980 poemas.

¡Oh, Yoshino! Incluso tus montañas en niebla y en la villa en que cae la blanca nieve llega la primavera. 

Fujiwara no Yoshitsune

Yoshino

Oh, ¿podré volver a ver algo así de nuevo? En los campos de Katano buscando cerezos en flor una lluvia de pétalos, amanecer de primavera.

Fujiwara no Toshinari
Katano

Sopla el viento en la montaña de Hira dispersando las flores de sakura. Se ve en la estela del bote la superficies del río cubierta de pétalos.

Kunai Kyou

Estos tres poemas tienen en común la mención de lugares famosos. Este recurso era muy utilizado en poesía clásica ya que ofrecía un significado más profundo al poema. Por otro parte, es importante mencionar que esta antología se caracteriza por utilizar técnicas refinadas relacionadas con una cualidad sugestiva, y que valora la belleza oculta y lo misterioso.

Poemas del Ogura Hyakunin Isshu (小倉百人一首)

A diferencia de las otras antologías, ésta corresponde a una colección privada del año 1235 aproximadamente, donde la idea era elegir un poema de los cien poetas más destacados de la época (de ahí su nombre «Cien poetas, un poema»), y luego usar éstos para decorar la casa de retiro de quien la encargó. Todos los poemas son de estilo Tanka (短歌), es decir poema corto, cuyo metro es de un verso de 5-7-5 sonidos, y luego otro de 7-7.

Marcela Chandía ha realizado una traducción de esta colección.

Cien Poetas, Un Poema. Colección de Oruga. Editorial Cuarto Propio, 2017

Aunque no conozco el corazón de las personas, en mi pueblo el aroma de las flores es el mismo de antaño.

Ki no Tsurayuki

Cerezos de ocho pétalos que crecían en la antigua capital. Que ahora reluzca su belleza en el Palacio.

Ise no Taifu

Ambos añoramos, cerezo de la montaña. No hay ser quien me conozca mejor que tú.

Saki no Daisoujou Gyuoson

Nara, antigua capital.

Esta compilación ha gozado de gran popularidad hasta nuestros días gracias al «Uta Karuta» (歌かるた), juego de cartas tradicional basado justamente en esta colección, donde se recita la primera parte del poema, y luego los participantes deben escoger rápidamente la carta que contiene la otra mitad.

A continuación te dejamos un video con una explicación más detallada.

Haiku (俳句)

Para finalizar, te ofrecemos la traducción de tres haiku de primavera.

Muchas veces se confunde la flor del ciruelo con la del cerezo, pero la primera florece antes. © Javi Rose, Kameoka, Kyoto, 2017.

En la punta de la rama siempre el viento, flor del ciruelo
Fukami Kenji

Desde el cielo que se ha puesto de un azul intenso como una cascada de cerezos.

Tomiyasu Fūsei

Shidare Zakura

Se va la primavera. El canto de las aves y lágrimas en los ojos de los peces.

Matsuo Bashō

Este último poema se encuentra en el famoso diario de viaje de Matsuo Bashō «Oku no Hosomichi«  (奥の細道), conocido en español como «Sendas de Oku«. Justamente, la segunda publicación de Marcela Chandía, «De lo escrito en mi abanico» son los Haiku de este clásico de la literatura japonesa.

De lo escrito en mi abanico. Editorial Noctámbula, 2019.

Te contamos que Marcela cuenta con un canal de YouTube donde semanalmente sube contenido sobre literatura clásica japonesa.

A continuación te dejamos su especial de primavera.

Estés donde estés, esperamos que estos poemas te hayan transportado aunque sea por un instante a la primavera japonesa y sus flores de cerezo.