Si pensamos en poesía clásica japonesa quizá nos imaginemos algo difícil de entender.

Sin embargo, en Japón la poesía ha gozado siempre de un papel predominante dentro de la literatura, siendo rescatada también por la cultura popular.

Por lo mismo, y a propósito del estreno en Netflix de la película «Palabras que burbujean como un refresco«, te invito a hacer un recorrido por algunas producciones de Anime que han incluido poesía clásica japonesa dentro de sus tramas.

Mis Vecinos los Yamada – 1999

A través de un dibujo simple, como si de un Manga se tratara, el querido director del estudio Ghibli, Isao Takahata, nos presenta en esta, su cuarta película, la vida diaria de una típica familia japonesa.

No se trata de una historia lineal, sino más bien de una serie de episodios que nos permite conocer a los integrantes de esta familia, sus conflictos, alegrías y aventuras.

Lo interesante, es que varios de los episodios concluyen con un Haiku, los famosos poemas japoneses de 17 sílabas que resultan ser la forma de poesía más pequeña del mundo.

Si quieres saber más sobre este estilo, te invito a leer mi artículo ¿Qué es y qué no es un Haiku?

La película contiene la no despreciable cifra de 8 Haikus, los cuales pertenecen a famosos Haijines (escritores de Haiku), tales como Buson y Bashō.

Escena de la película y Haiku de Bashō

¡Qué cruel! Un grillo atrapado bajo el casco de un guerrero

むざんやな 甲の下 のきりぎりす

Bashō

 

Ven conmigo, yo también me siento solo. Atardecer de otoño

こちらむけ 我もさびしき 秋の暮

Bashō

El océano en primavera, el suave oleaje todo el día.

春の海 終日のたり のたりかな

 Buson

Otras referencias interesantes son las relacionadas a narraciones tradicionales japonesas, como Momotaro, «El niño melocotón», y Taketori Monogatari, «El cuento del cortador de bambú», también conocido como «El cuento de la princesa Kaguya» (el cual sería adaptado más tarde por el propio Takahata).

En el caso de la película, los hijos de los Yamada supuestamente habrían nacido como lo hicieron los protagonistas de las historias ya mencionadas, de un durazno y de un bambú.

Nonoko naciendo de un tallo de bambú
Noburo naciendo de un melocotón

Tokyo Godfathers – 2003

Continuamos con otro gran director de la animación, Satoshi Kon y su tercera película, Tokyo Godfathers o, «Héroes al rescate» en Netflix.

Alejados ya de la típica familia japonesa «bien conformada», nos encontramos en esta película a tres vagabundos que durante la víspera de navidad encuentran a un bebé abandonado entre la basura y deciden ir en busca de su familia.

Satoshi Kon nos presenta un Japón más marginal y violento, pero donde aun así los personajes forman lazos de amor y crean un nuevo concepto de familia.

Es dentro de esta marginalidad, donde el personaje de Hana, una mujer transgénero deseosa de asumir el papel de madre del bebé, recurre a la poesía para inmortalizar momentos emotivos dentro de la película.

Escena de la película y primer poema de Hana

Un pequeño bebé, nieve en polvo en sus mejillas en esta santa noche

幼子の 頬に粉雪 きよしこの夜

El poema anterior, es el primero que crea Hana espontáneamente luego de encontrar al bebe en vísperas de Navidad, y que cumple con la métrica del Haiku.

Esto nos muestra dos aspectos importantes dentro de la poesía clásica japonesa: primero, que las personas eran capaces de crear poemas en cualquier momento, y segundo, que la oralidad primaba por sobre la escritura.

El aliento blanco de mi madre mientras me ve partir a un largo viaje

旅立ちを 見送る母の 息白く

En total son tres poemas que crea Hana, pero dejaremos el tercero en suspenso para que puedan descubrirlo ustedes cuando vean la película.

Por último, y al igual que en Mis Vecinos los Yamada, hay también una referencia al género narrativo. En este caso, se trata del cuento «Naita Akaoni» escrito en 1933 por Hamada Hirosuke, y que en la película ha sido traducido como «El Demonio Rojo Llorón«.

Escena de la película que hace referencia al cuento Naita Akaoni

Nuevamente es Hana la que cuenta la historia, comparándola con su relación con Gin, otro de los vagabundos, resultando ser una de los momentos más conmovedores de la película.

Ghost in the Shell 2: Innocence – 2004

Cambiamos completamente de género con la segunda parte del clásico de ciberpunk del director Mamoru Oshii.

Y es que siempre al hablar de Innocence, es inevitable pensar en la gran cantidad de referencias que tiene la película, donde los personajes citan a Platón, Confucio, Descartes, pasajes de la Biblia, de obras de teatro, de textos científicos, etc.

Si seguimos pensando en poesía japonesa, la referencia se encuentra más o menos al principio de la película, cuando Batou y Togusa recién comienzan su investigación sobre los crímenes perpetuados por robots que funcionan como muñecas sexuales.

Dentro del auto, antes de partir a investigar otro crimen, y haciendo referencia a lo rapidez en que se han desarrollado los acontecimientos, Batou recita un Haiku (nuevamente) de Nakamura Sonoko, Haijin nacida en 1913.

Escena de la película donde Batou recita un poema

Día de primavera. Llevando el carro ida y vuelta, entre este mundo y el siguiente

春の日や あの世この世と 馬車を駆り

Nakamura Sonoko

Otro caso interesantísimo es una doble referencia. Ocurre ya finalizando la escena del desfile, cuando Tosuga lee un texto en una pared.

Vida y muerte, viene y va; como marionetas en un espectáculo. Si una sola cuerda se rompe, caen, caen, abajo se van.

Este es un verso escrito por un monje de la escuela budista Rinzai, Gettan Sō (1326-1389), dentro de una colección de homilías.

Sin embargo, la frase seguramente se hizo más conocida cuando Zeami Motokiyo, el gran responsable del desarrollo del teatro , la incluyó dentro de uno de sus tratados sobre este arte escénico, el Kakyō, o «El espejo de la flor«.

Zeami usó este verso para comparar el trabajo del actor con la figura de la marioneta. Varios siglos más tarde, Oshii lo utilizaría para reflexionar en su película sobre la existencia humana.

Kotonoha no Niwa – 2013

Es el turno de la película de uno de los directores más populares del último tiempo, Makoto Shinkai y «El Jardín de las Palabras«.

En esta historia Takao, un estudiante de 15 años, y Yukari, una mujer de 27, se encuentran casualmente en el Jardín Nacional Shinjuku Gyoen los días de lluvia.

Desde su primer encuentro la poesía está presente, ya que Yukari antes de despedirse recita un Tanka, poema corto de 31 sílabas, que se encuentra en la primera antología de poesía japonesa, Manyōshū.

Puedes revisar algunos poemas de este estilo en nuestro artículo Flores de Cerezo y la primavera japonesa hecha poema

Poema en japonés: 鳴神の 少し響みて さし曇り 雨も降らぬか 君を留めむ

Un ligero estruendo de un trueno,

cielos nublados,

lloverá.

si es así, ¿te quedarás aquí conmigo?

Manyōshū, libro 11, poema 2513

¡Alerta de Spoiler!

Luego Takao, al quedarse intrigado por las palabras de la mujer, logra encontrar la referencia en el texto de literatura japonesa, y recita el siguiente poema que resulta ser la respuesta al primero.

Poema en japonés: 鳴神の 少し響みて 降らずとも 吾は留まらむ 妹し留めば

Un ligero estruendo de un trueno,

incluso si no llueve,

me quedaré aquí,

junto a ti.

Manyōshū, libro 11, verso 2514

Además de la poesía, la película misma funciona como un poema, ya que su brevedad (dura solo 46 minutos) y profunda belleza, nos recuerda a la poesía clásica japonesa, donde la naturaleza y las emociones humanas se nutren mutuamente, y donde el paso del tiempo (mostrado a través del cambio de estaciones), nos muestra lo efímero de la vida, los encuentros y las despedidas.

Palabras que burbujean como un refresco – 2020

Llegamos a nuestra última película, la más reciente de todas, y donde quizá más presente este la poesía japonesa.

Los protagonistas de esta historia romántica son dos adolescentes más bien opuestos. Por un lado la chica, Smile, es una popular influencer, mientras que el chico, Cherry, es introvertido y logra comunicarse mejor a través de los Haiku.

Durante la película, vemos cómo Cherry está constantemente creando poemas a partir de lo que observa a su alrededor, contando las sílabas para que sumen 17, y utilizando un Saijiki, diccionario de Kigo, palabras estacionales que deben incluirse en la estructura clásica del Haiku.

Saijiki

Otro aspecto interesante, es cómo la poesía clásica japonesa es utilizada también como forma de aprendizaje, ya que un amigo de Cherry, al que apodan «Castor», es extranjero, y a pesar de que sí puede hablar japonés, no le resulta tan fácil el tema de la escritura.

Te recomiendo revisar nuestro artículo El sistema de escritura japonés y su complejidad.

Haiku de Cherry escrito en la pared por Castor

Él mismo dice que su padre solo sabe escribir en español, así que para aprender a escribir en japonés, utiliza los Haiku de Cherry y los escribe a modo de grafiti en diferentes lugares. Lamentablemente Castor confunde los Kanji cuando escribe. Sin embargo, veremos que en la película esta confusión trae sus beneficios.

Haiku de Cherry escrito por Castor

Ya lo ves. La poesía clásica japonesa no solo está en los libros de estudio, ni es solo para personas conocedoras. Es parte del alma de la cultura japonesa, y cualquiera puede acceder a ella.

Esperamos que estas películas te sirvan como incentivo para conocer un poco más sobre ella.

Si conoces otros ejemplos, ¡Cuéntanos!