¿Ya viste todos los capítulos de la primera temporada de Kimetsu no Yaiba?

A propósito de la llegada del anime a Netflix, te queremos invitar a poner atención a varias referencias de la cultura tradicional japonesa incluidas en la serie.

¡Es hora de 5 secretos de Kimetsu No Yaiba!

1) Máscaras del folclore japonés

Las máscaras en Japón tienen su origen en los ritos religiosos, para luego formar parte de festivales y artes escénicas.

Ya en otra ocasión te hablamos sobre las Máscaras del Teatro Noh, verdaderas obras de arte y valiosos tesoros para las familias de actores.

Junto al Nō, se desarrolló el Kyōgen, forma escénica cómica que se presentaba entremedio de los dramas para alivianar la tensión. Este género también utiliza algunas máscaras, muchas de ellas representando animales y deidades.

Máscara de Kitsune – 狐

Al parecer la máscara de Kitsune, o zorro en español, tendría su origen justamente en las máscaras de Kyōgen, existiendo diferentes tipos según la historia del espectáculo. También son utilizadas en festivales y danzas.

El zorro es parte de las criaturas del folclore japonés. Por un lado, se los reconoce como los mensajeros y sirvientes del dios Inari, y por otro, como seres sobrenaturales que pueden transformarse en humanos para engañar a las personas.

En la serie, son Sabito y Makomo los que usan estas máscaras, al igual que Tanjirō cuando participa de la selección final para convertirse en un mata-demonios. Urokodaki, su maestro, le dice que las máscaras poseen un hechizo de protección que alejan el mal.

Máscara de Tengu – 天狗

Hablando de Urokodaki, éste utiliza una típica máscara de Tengu, otra criatura muy famosa del folclore japonés.

Originalmente, los Tengu eran representados con un pico de ave, y posteriormente éste se cambió por una larga nariz.

Algunos templos los consideran sus dioses protectores, siendo uno de los más importantes el Yakuōin en el monte Takao en Tokio.

Tengu en el templo Yakuōin
Rostro de Tengu en la estación de Takao

Puedes revisar nuestro artículo 11 Personajes de Anime basados en criaturas mitológicas de Japón para conocer más sobre estos y otros seres del folclor japonés.

Hyottoko – 火男

Hagamezuka, el herrero que forjó la espada de Tanjirō, utiliza una mascara representativa de un personaje cómico legendario de la prefectura de Iwate, en el norte de Japón.

Este personaje es Hyottoko, que como bien dice su nombre (hombre fuego), escupe este elemento a través de un tubo de bambú.

La leyenda cuenta que en su origen se trataba de un niño con una mirada extraña que tenía la habilidad de producir oro. Por esta razón, las máscaras con su rostro se colocan dentro de las casas para atraer la buena fortuna.

Actualmente aún se puede disfrutar de algunos festivales y danzas donde se utiliza la máscara de Hyottoko, como es el caso del Hyūga Hyottoko Natsu Matsuri, o Festival de Verano Hyottoko de Hyūga, en la prefectura de Miyazaki.

Aunque no aparezca en la serie, te cuento que existe una especie de versión femenina de Hyottoko llamada máscara «Okame«, la cual representa a una mujer con mejillas redondeadas, ojos pequeños y labios sonrientes, y al igual que su par masculino, atrae la buena fortuna.

Si te interesa adquirir una de estas máscaras, te recomiendo especialmente que visites la calle Nakamise del barrio Asakusa en Tokyo , que se ubica justo en la entrada del templo Sensō-ji, el más antiguo de la capital nipona. Podrás encontrar varios precios según el material y el tamaño de las máscaras.

2) Instrumentos musicales tradicionales

En esta primera temporada, son dos demonios quienes poseen poderes relacionados con instrumentos musicales.

Tsuzumi – 鼓

Demonio Kyōgai

Existen diferentes tipos de tambores dentro de los instrumentos de percusión japonesa, y los que se encuentran incrustados en el cuerpo del demonio Kyōgai se llaman «Tsuzumi«.

ōtsuzumi y kotsuzumi

Según el tamaño, podemos hablar de ōtsuzumi (大鼓), tambor grande, o kotsuzumi (小鼓), tambor pequeño. Ambos se caracterizan por tener forma de reloj de arena y cuerdas que el músico aprieta y suelta para cambiar las tonalidades del sonido.

Estos instrumentos son esenciales en muchas artes escénicas japonesas, sobre todo en el teatro y el Kabuki.

A continuación podrás apreciar registro breves tanto del ōtsuzumi como del kotsuzumi.

Biwa – 琵琶

Ya finalizando la primera temporada, junto al gran antagonista de la serie, Kibutsuji Muzan, aparece una mujer demonio (Nakime) que, al tocar un instrumento de cuerda, es capaz de controlar y mover a su antojo el lugar donde se encuentra, muy similar a lo que pasaba con el demonio anterior, Kyōgai.

Este instrumento se llama Biwa, y se trata del laúd tradicional japonés (aunque originalmente lo trajeron desde China) de mástil corto y que cuenta con cuatro o cinco cuerdas que son tocadas con un plectro.

Diosa Benzaiten

Dentro de la historia y la cultura japonesa, este instrumento ha tenido un papel destacado. Por ejemplo, la diosa Benzaiten, reconocida como la divinidad de la música y de las artes, suele ser representada sosteniendo una Biwa

Por otro lado, a partir del periodo Kamakura (1185-1333) comenzó a tener gran popularidad la figura del Biwa Hōshi (琵琶法師), bonzo y músico itinerante, generalmente ciego, que acompañado de la Biwa cantaba leyendas; y más importante aún, eran los responsables de transmitir oralmente nada más ni nada menos que una de las obras literarias más importantes de la historia japonesa: el Heike Monogatari. Gracias a ellos, esta crónica guerrera pudo ser conocida en todo Japón.

Biwa Hōshi

A continuación podrás encontrar el registro de la recitación del comienzo del Heike Monogatari con acompañamiento de Biwa.

3) Danzas Kagura – 神楽

No podemos dejar de mencionar una de las escenas más bellas en términos de imagen: la danza ejecutada por Kamado Tanjūrō, el padre de Tanjirō.

El nombre de esta danza mencionada en la serie es «Hinokami Kagura» (ヒノカミ神楽), o «Danza del Dios del Fuego».

La palabra Kagura (神楽) puede ser traducida como «música de los dioses» o «entretenimiento de dioses», y corresponde a la forma escénica más antigua de Japón donde la danza es el elemento principal.

Estas danzas estaban relacionadas al Shintō, la religión autóctona japonesa, y correspondía a una especie de ofrenda a los dioses más cercano al ritual, tal como se aprecia en la serie, donde la familia de Tanjirō a principio de cada año ofrecen esta danza al Dios del Fuego para obtener su protección.

A través del tiempo, esta forma escénica sufre una serie de modificaciones que sumó el entretenimiento a lo ritual; y en la actualidad, aún se pueden ver espectáculos de Kagura, no tanto en las zonas urbanas, sino más bien en provincias. Además, en algunas escuelas se siguen enseñando como parte del programa educativo.

No existe un único tipo de danza Kagura, sino muchas según la tradición de cada lugar, o también si se trata de danzas realizadas en la corte imperial o más bien en festivales o pueblos pequeños.

A continuación te dejo algunos registros reales de Hinokami Kagura.

Puedes conocer más sobre estás danzas en mi artículo La Primera Danza Japonesa.

4) Objetos de la cultura japonesa

Hanafuda – 花札

Seguramente uno de los objetos más codiciados por los fans de Kimetsu no yaiba son los pendientes de Kamado Tanjirō, cuyo diseño se basa en el juego de cartas japonés Hanafuda. Éste consta de una baraja de 48 cartas o 12 palos formados por 4 cartas cada uno, todos simbolizados por una flor diferente que representa un mes determinado. Con estas cartas se pueden realizar varios juegos cuyo objetivo principal es la asociación de imágenes.

Los juegos de carta en Japón ganaron popularidad gracias a la influencia de los misioneros y comerciantes portugueses que llegaron a las tierras niponas desde el siglo XVI. Posteriormente, cuando Japón cerró sus fronteras, los juegos de cartas más bien fueron prohibidos, hasta que ya en la época moderna volvieron a jugarse abiertamente y volvieron a ser populares, sobre todo las cartas Hanafusa gracias a que la empresa Nintendo las empezó a fabricar.

El diseño de los pendientes de Tanjirō no estuvo exento de polémica, ya que se le halló cierto parecido con la bandera Kyokujitsuki (旭日旗), conocida en español como «Bandera del Sol Naciente», que en la actualidad se asocia comúnmente al Ejercito Imperial Japonés hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, y que resulta ofensiva para países como China y Corea que sufrieron los abusos del Imperio Japonés.

Kyokujitsuki

Sin embargo, los creadores señalaron que los pendientes de Tanjirō están basados en el palo de las cartas que corresponde al mes de agosto.

Cartas Hanafuda del mes de agosto

Temari – 手鞠

Susamaru, o «Demonio Temari«, basa su ataque justamente en estas pelotas cuyo significado literal es «bola de mano», las cuales eran usadas por mujeres jóvenes a modo de juego.

Se piensa que estas pelotas son originarias de China, y que llegaron a Japón aproximadamente en el siglo VII siendo adoptadas como un pasatiempo dentro de la nobleza.

Muchos siglos después, las pelotas Temari se convirtieron en una hermosa y sofisticada forma de arte, donde al igual que muchos otros oficios en Japón, debe pasar mucho tiempo para que las personas logren perfeccionarse del todo.

Fūrin – 風鈴 

Además de la máscara de Hyottoko, la indumentario del herrero Hagamezuka incluye unas campanillas que cuelgan de su sombrero.

Se trata de la llamada «Fūrin«, o «campanilla de viento», hecha de cristal, porcelana o metal, que suena cuando la cinta de papel unida a su badajo es agitada por el viento.

Cuando llega el verano, los japoneses suelen poner estas campanillas en ventanas y puertas, ya que el propósito de éstas, es resaltar y apreciar la brisa pasajera que refresca en el verano japonés, considerado demasiado húmedo y agobiante.

5) Budismo

A pesar de su figura imponente, el Hashira o «pilar de la roca», Himejima Gyōmei, muestra una actitud piadosa inspirada en sus creencias budistas.

El budismo llegó a Japón a través de China en el siglo VI, y desde entonces su papel dentro de la historia japonesa ha sido de gran importancia.

A través de los años se fueron creando varias escuelas y sectas, siendo una de las más importante la escuela Tendai (天台宗), que veneraba a Buda Amida, el cual reinaba en el paraíso llamado «Tierra Pura».

Representación de Buda Amida en Kamakura

En la serie, el Hashira de la roca hace una invocación o nenbutsu a este Buda: «Namu Amida Butsu«, que se traduce como «Busco refugio en el Buda Amida«.

Se realiza esta oración, porque el Buda Amida prometió salvar a todos quienes invocaran su nombre haciéndolos renacer después de la muerte en el paraíso.

Esperamos que hayas disfrutado todos estos datos mientras esperas la llegada de la segunda temporada de Kimetsu no Yaiba.

¡Hasta entonces!